Madre Selva: Regresando a la naturaleza

Con el pasar de los días hemos ido evolucionando como especie, buscando superarnos constantemente, utilizando los recursos que tenemos a la mano, resolviendo problemas con innovadoras creaciones, y realizando nuevos y valiosos descubrimientos para la humanidad. Haciendo nuestras vidas cada vez más prácticas y sencillas, siempre buscando ser cada vez mas felices y completos. Sin detenernos a mirar, a respirar, a valorar lo que la naturaleza nos da; sin observar todo el daño que podemos generar cuando no miramos más allá ¿cómo vivir sin dañar lo que nos rodea?, ¿cómo crear sin destruir?, ¿cómo seguir evolucionando cuidándonos en el camino?

El planeta nos recibe en su casa, dándonos los recursos que necesitamos para vivir aquí. El suelo, el aire, el agua, las plantas, los animales y nosotros, los seres humanos, convivimos en este ecosistema; relacionándonos entre sí. Hemos vivido pensando que somos dueños de los recursos que nos brinda la naturaleza, sin considerar lo importante que son para nosotros ¿y cuando se agoten, cómo vamos a sobrevivir?

Este verano, me ofrecieron la oportunidad de coordinar el taller de verano Madre Selva, en el cual teníamos como objetivo principal concientizar a los niños y a las familias del Pez sobre la importancia del cuidado del medio ambiente y de nuestra selva peruana como fuente importante de oxígeno y recursos. Motivada por la temática y emocionada por el gran reto que tenia en mis manos, empecé pensando ¿cómo podríamos realizar este taller utilizando la menor cantidad de material posible para no generar basura innecesaria?, ¿qué elementos naturales y reciclados podríamos utilizar con los niños?, ¿cómo convertir “la basura” en arte y juego?, ¿cómo motivar a las familias a utilizar un transporte sostenible durante este tiempo?.

Fue así que empezamos a planificar en equipo estos dos meses de juego, arte y creatividad; teniendo muy presente nuestras acciones y el resultado que éstas tendrían en nuestro planeta; cuidando de no contaminar y retándonos a buscar nuevas formas creativas e innovadoras de jugar, utilizando elementos propios de la naturaleza. Propusimos entonces conocer un poco más de nuestro medio ambiente y los seres vivos que lo habitan; respetando en todo momento este espacio lleno de magia y sorpresas que nos acoge y nos da vida.

Debo decir, que esta oportunidad me hizo pensar un poco más en todas las cosas innecesarias que tenemos, cosas que hemos ido creando sin considerar luego, cómo nos podrían dañar. Observé y fui testigo de lo fácil y divertido que es para los niños pintar con elementos naturales como la cúrcuma y el achiote, jugar con cajas y hojas secas de los árboles, crear historias con simples pallares y mucha imaginación. Comprobando, una vez más, que no eran necesarias las pinturas especiales, ni juguetes elaborados para divertirse mucho y aprender en el proceso.

¿Por qué intentar cambiar un pensamiento si podemos crear conciencia desde pequeños?, pensar en la naturaleza como un ambiente en el que vivimos de invitados y que debemos cuidar para seguir disfrutando de todo lo que nos ofrece. Seguir evolucionando en este mundo maravilloso, creando inventos sostenibles que nos permitan desarrollarnos, generando con el tiempo un mundo mejor.

 

Karinna Stucchi

Coordinadora Madre Selva, sede de Miraflores.

 

 

 

Compartir en

Envia tu comentario